Cañones peruanos que no sabías que existían - Y tú qué planes?
Cañones peruanos que no sabías que existían - Y tú que planes

Cañones peruanos que no sabías que existían

¿Te animas?

El Perú cuenta muchos atractivos turísticos que de seguro ya conoces. Pero, ¿sabías que tiene algunos cañones ubicados en lugares espectaculares pero poco  conocidos? Pues aquí te presentamos a tres de ellos, para que las agendes en tu próximo viaje y te sientas orgulloso de ser uno de los pocos que los visitan.

Cañón del Sonche en Chachapoyas

Ubicado solo 20 minutos de Chachapoyas, en Amazonas, este cañón es muy poco frecuentado por los turistas nacionales y extranjeros, lo que hace que visitarlo sea un plus adicional a tu plan de viaje. Esta belleza natural cuenta con una impresionante vista y con un clima templado frío, que te envolverá para que sientas más ganas de quedarte y disfrutar del paisaje del lugar. Además, sus zonas agrestes te permitirán realizar deportes de aventura como la escalada en roca o el trekking, por lo que llevar arnés y bastón es una obligación. Y como dato adicional, lleva tu cámara fotográfica para que registres uno de los paisajes más hermosos del país.

¡Un viaje de lujo!

 

 

Cañón del Apurímac

En el mundo hay millones de cañones, pero el de Apurímac es uno de los mejores y de mayor profundidad, pero sin muchos viajeros que la recorran. Por ello, no debes dejar de ir para que te quedes hipnotizado por la belleza de su paisaje y sus inolvidables flora y fauna, propia de lugares bendecidos por la naturaleza. Asimismo, podrás visualizar desde lo alto el río Apurímac para que después, si aún te quedan energías, practicar canotaje y terminar el día con una sonrisa. Solo debes tomar un auto con dirección al noreste de la ciudad de Abancay y a 2,5 horas empezarás a disfrutar de su majestuosa belleza.

¡Anda, no tiene pierde!

 

Cañón del Pato en Áncash

El río Santa separa la Cordillera Blanca de la Cordillera Negra y forma un lugar sin igual, que de seguro te falta conocer: el Cañón del Pato. Esta belleza natural ubicada en Áncash, es la continuación del ya famoso Callejón de Huaylas. Tiene como atractivo principal su impactante recorrido y sus diversos puentes hechos de piedra, además de practicar deportes de aventuras como el ciclismo de montaña o el trekking. Además, podrás admirar la primera hidroeléctrica peruana construida en el seno de la montaña. Y por si fuera poco, a lo largo de su recorrido está la carretera que une a Chimbote y Caraz, por lo que es muy fácil de llegar. Sin duda, un lugar que no debes dejar de visitar por nada del mundo.

¡Prohibido faltar!