Antiguas piedras se unen con maestría y encajan a la perfección. Es un cementerio prehispánico que perteneció a los señoríos Lupaca y Colla. Sus pinturas rupestres tienen una antigüedad de 8 000 años, pero sus estructuras datan desde los años 1100 a 1532 d. C. En el mausoleo hay chullpas o pucullos (torreones funerarios de diversas formas y tamaños: circular, cuadrada y rectangular).

Las más pequeñas son rústicas con piedra semicanteada y mortero de barro. Tienen una cornisa en la parte superior y en su interior la bóveda de avance. Su puerta, de forma trapezoidal, está orientada a la salida del Sol.

En la construcción de las más grandes se utilizó mampostería de piedra basáltica de forma poligonal, con tallas zoomorfas en alto relieve (felinos, vizcachas, monos y serpientes).

Horario de atención: lunes a domingo 8:30 - 17:30 h.

Recomendaciones

Te puede interesar