Esta caleta de pescadores, al igual que Lobitos, es ideal para la práctica profesional del surf. Sus olas tubulares atraen a los amantes de la tabla.

La historia de Cabo Blanco está unida al desarrollo de la pesca deportiva a nivel internacional. En los años cincuenta, Cabo Blanco, fue un destino exclusivo para la pesca de alta mar: se batían récords mundiales como la captura de un merlín de 1 540 libras.

El Cabo Blanco Fishing Club fue visitado por el escritor Ernest Heminway en 1956. El Premio Nobel de Literatura quedó impactado por la belleza natural de esta acogedora caleta norteña.

Especies como el merlín negro y el pez espada forman parte de su actual riqueza ictiológica, que nace de la confluencia de dos grandes corrientes marinas: la de Humboldt y la Corriente Ecuatorial.

Recomendaciones

Te puede interesar