Es un mágico bosque de piedras con enormes figuras líticas llamadas Frailones, por su parecido a una procesión de frailes. Descubierto en 1937, destacan el Acueducto (1300 a. C.), singular obra de ingeniería hidráulica; el denominado Santuario, farallón con apariencia de una gigantesca cabeza humana; y las Cuevas, donde existen grabados o petroglifos.

Se ubica a 20 km al suroeste de Cajamarca.

Recomendaciones

Te puede interesar