Es uno de los más profundos de América y del mundo. La honda quebrada, en la ruta Abancay-Cusco, es un excelente lugar para observar su gran belleza. Sus paisajes son inolvidables porque tiene flora y fauna propia en sus diversos pisos ecológicos.

Para su formación, las aguas del río Apurímac bajan con fuerza desde los 5 000 m s.n.m a una gigantesca garganta. Producto de este choque colosal se crea un paisaje que impresiona. El río es ideal para practicar canotaje y cuenta con rápidos de categoría II y IV.

Recomendaciones

Templo Colonial Nuestra Señora de las Mercedes de Pampamarca
Apurímac

Templo Colonial Nuestra Señora de las Mercedes de Pampamarca

Más información

Te puede interesar