Entra a la profundidad de una caverna que alberga pinturas rupestres y restos óseos. Este bello secreto de la selva profunda se extiende a 545 m al interior de la tierra. Se ingresa a través de una gruta de cinco metros de diámetro. Allí, figuras y sombras, así como las estalactitas y estalagmitas de millones de años de antigüedad, cautivan la mirada de los visitantes.

En este mundo subterráneo se observan curiosas figura esculpidas por los siglos, el agua y el viento: el lanzón, la fuente de los deseos, el cacique mirando a la princesas, entre otros. Con un poco de imaginación también se puede hallar otras imágenes. En esta obra de la naturaleza hay pinturas rupestres típicas de la cultura Chachapoyas. También existen entierros preincas. Adentrarse en esta caverna es un viaje a través de la historia y la geología.

Recomendaciones

Te puede interesar